La reestructuración de la deuda

Cuando tenemos una deuda, hay ocasiones en las que no podemos seguir los términos especificados al pie de la letra, ya sea por falta de recursos o por circunstancias ajenas a nuestra voluntad. En ese caso, se puede recurrir a la reestructuración de la deuda, que implica cambiar las condiciones de pago o el tipo de interés que se aplica a la deuda. En estos casos es fundamental contar con un intermediario para establecer un acuerdo entre las partes implicadas.

¿En que consiste la reestructuración de la deuda?

Cuando un deudor no puede realizar los pagos según lo acordado en un acuerdo anterior con un acreedor, debe modificar el acuerdo actual para crear uno nuevo en el que las especificaciones se adapten según las condiciones y procesos de la institución, ampliando así el plazo, reduciendo los intereses mediante pagos fijos o reduciendo el número de pagos para cubrir la cantidad adeudada.

En primer lugar, debes reconocer las señales de que no podrás completar los pagos de la deuda, y luego dirigirse a la organización financiera e informarle de la situación. Esta empresa te informará de los acuerdos de reestructuración y, una vez acordados, se negociarán los aspectos apropiados para seguir realizando los pagos y saldar la deuda global.

Cuando se puede considerar una reestructuración de deuda

Como ya se ha dicho, la reestructuración de la deuda sólo debe llevarse a cabo cuando no se disponga de otras opciones, ya que tiene consecuencias financieras a largo plazo.

Puede recurrir a esta modificación de la deuda si no dispone de los recursos necesarios para pagarla o si desea saldar la deuda antes sacrificando los intereses. Veamos algunas de las razones por las que reorganizar su empresa puede ser beneficioso.

  • Los niveles de NOF están aumentando.

Las necesidades de tesorería de explotación (NOF) son una inversión neta realizada por las empresas cuya actividad actual es un activo. Estas inversiones están inextricablemente relacionadas con las operaciones de la organización en cuestión, afectando a cosas como los procesos de producción y los plazos de pago/cobro.

Si las NOF se desequilibran durante el crecimiento de la empresa, ésta será incapaz de pagar su financiación, por lo que deben considerarse otras fuentes de financiación para evitar problemas económicos. La reestructuración de la deuda evita que el proyecto se paralice debido a una mala gestión o al uso de recursos ajenos.

  • Riesgo de incumplimiento o falta de pago de una obligación.

El incumplimiento de un acuerdo de deuda puede acarrear graves consecuencias en nuestra vida financiera, como la pérdida de crédito y un mal historial crediticio.

Por ello, si no has cumplido con tus responsabilidades financieras o no tienes los recursos esenciales, tendrás que rehacer las condiciones de pago del contrato. De esta manera, podrás saldar la deuda sin tener graves consecuencias financieras en tus finanzas bancarias o personales.